Blogia
miblogdefutbolmodesto

La Barakaldo del Sur

La Barakaldo del Sur Con este artículo inauguro una serie que ya publiqué en la web de mi amigo Guillermo Herrera: www.futbolandaluz.com en la que ya hice un blog. Este concretamente está dedicado a un club entrañable que es histórico en el fútbol andaluz y al que tengo gran simpatía: el Coria CF. Espero que os guste.

Una calurosa mañana de junio se enfrentaban en el Guadalquivir coriano los locales y un equipo vasco que vestía de la misma manera que el Barcelona. El equipo en cuestión era el Eibar que en aquel partido de liga de ascenso a uno de los dos grupos que entonces había en Segunda B se alzó con la victoria por uno a dos. En las filas eibarresas entrenados por Juan José Arrieta el grueso del equipo que muy poquito después dejaría la Segunda B para convertirse en el decano de la Segunda División A, capitaneados por el ya mítico en la historia del club de Ipurúa Garmendia, el carnicero de Villabona y gente como Ribera que luego entraría a formar parte de la historia del Deportivo de la Coruña y la Primera División o Miguel Fuentes, luego jugador y ahora presidente de la Real Sociedad. En las filas del Coria CF con un gran equipo entrenado por José Antonio Viera, un hombre de Villamanrique de la Condesa que dejó el fútbol hace unos años para dedicarse a la política, destacaba gente como Juanito Pérez Cañestro, Alejandro Ceballos, Francis –hermano de Jesús, el jugador del Valladolid-, el ya entonces veterano ex recreativista Claudio Arrazola y la gran estrella del equipo el escurridizo y oportunista Diego Pérez Venegas cuyas actuaciones le valieron su fichaje por el Osasuna de Pamplona donde no tuvo suerte.

No ascendió el Coria CF en aquella promoción pero años más tarde conoció la gloria de la actual división de bronce. Y es que el equipo albiamarillo ha sido un histórico del fútbol andaluz por sus ochenta y tres años de historia y por su presencia durante tantas temporadas en la Tercera División, para los seguidores del fútbol modesto el nombre del equipo ribereño es ya todo un clásico que parece ser que la próxima temporada temporada no tendremos en esta categoría. Será difícil ver la clasificación de la Tercera División y ver que el nombre del Coria CF no estará allí pues se tendrá que conformar con participar en la Primera División andaluza en la cual debutará si nada lo remedia.

Coria y el Coria son nombres unidos indisolublemente a la historia del fútbol español y andaluz. El viejo estadio Guadalquivir, vetusto pero con sabor a fútbol por todos sus rincones ha visto pasear por su césped a grandes jugadores salidos de la extraordinaria factoría coriana. Hace muchos años hubo en la localidad bañada por el río Grande Wad el Qebir una fábrica donde se producía caviar de la mejor calidad y no se puede evitar el paralelismo pues parece que la bonanza de la tierra bañada por el viejo Betis ha dotado a la localidad de una cualidad especial para crear tan buenos futbolistas como el caviar que se producía en aquella vieja fábrica. Y es que para cualquiera que conozca Coria no le ha de sorprender que desde que se entra allí se respira fútbol por todos los rincones, es uno de los pocos pueblos de Andalucía y yo casi diría de España donde los chavales van por la calle con la camiseta del equipo de la localidad, muestra de un amor que durante años han compartido los corianos por su equipo junto con los otros dos grandes símbolos Sevilla y Betis. Decimos que el fútbol se vive en Coria de una manera especial y de ese ambiente tan futbolero no podían haber salido más y mejores futbolistas pues los nombres de gente como Rogelio Sosa, Paco Bizcocho, Manolo Ruiz Sosa, Manolo Cardo, Herrera y compañía están unidos a otros como Noria, Antonio Fernando, Juan José, Juanito Pérez, Francisco Lama, Benítez, Quinichi, Lledó, Asián, Jesús Sánchez Japón, Manolo Asián, Fernando Japón, Currito y muchos otros que todavía siguen saliendo de las filas corianas para engrosar equipos se puede decir que de toda España pues cada año salen jugadores de los escalafones inferiores amarillos para engrosar las canteras no solo de los dos primeros equipos de la capital sino también otros grandes de España como el Real Madrid o Barcelona. Se puede decir que el Guadalquivir coriano no para de producir jugadores cada año, muestra de la tremenda vitalidad de una cantera tocada por los dioses y de donde salen jugadores hasta de debajo de las piedras. Muestra de ello es el torneo Hipólito Lobato a donde van ojeadores de los mejores clubs para encontrar alguna futura estrella en ciernes. Como buena factoría Coria no solo produce grandes obreros del fútbol sino también buenos técnicos, de Coria salió un entrenador que llevara al Sevilla FC a jugar en Europa con un equipo plagado de canteranos, y entre ellos algún coriano, Manolo Cardo y de Coria han salido muchos entrenadores que pueblan el fútbol modesto de este rincón de Andalucía como José Antonio Asián, Juanito Pérez, Antonio Noria o Fernando Japón, que paradojas de la vida, ha ascendido este año a Tercera cuando el equipo de su pueblo se va de esa categoría.

El caso del Coria es único posiblemente en España, un equipo de una localidad no demasiado grande que durante años se ha mantenido en Tercera sin problemas basando su planificación en la cantera y en un incesante “chorreo” de jugadores a los que no da miedo dar la alternativa y es que diríase que el Coria no parece equipo andaluz sino que bien podría estar encuadrado en cualquiera de las provincias vascas y no pasaría desapercibido por su amor al trabajo a largo plazo y su confianza en los chavales de la cantera. Un equipo de un pueblo pequeño, al amparo de dos gigantes como Betis y Sevilla y que sobrevive con la misma ilusión pese al pay per view y la globalización futbolística, un equipo pequeño pero del que era habitual ver algún internacional de categorías inferiores cada año, un equipo pequeño pero con más equipos de cantera que muchos de Primera porque las sucesivas directivas que tuvo invirtieron en tener una estructura canteraza como la del mejor equipos sabedores que el fútbol modesto tiene que vivir de eso y que el Coria está hecho para surtir los dos primeros equipos de la capital del mejor caviar que puede dar el Guadalquivir.
El fútbol le debe mucho a ese templo que no será un estadio moderno ni espectacular pero durante años ha producido cantidad y calidad con la consigna del gusto por el buen fútbol y de raza y el amor por las cosas bien hechas. Si el estadio Guadalquivir es como el San Mamés del fútbol modesto, alguien tuvo gran tino cuando le puso a Coria del Río la Barakaldo del sur y es que sin el Coria en Tercera nos falta algo. Todos los aficionados al fútbol modesto esperamos con ansias que vuelvas pronto al sitio que te pertenece Coria CF.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres